Se multiplica por 10 el interés por buscar trabajo fuera de España

Marta tenía claro que si no encontraba trabajo antes de agotar el paro iría a buscarlo fuera. La semana pasada esta madrileña desembarcaba en Alemania con una plaza de enfermera. Sara aún no tiene trabajo pero hace un mes que dejó su San Sebastián natal rumbo a Londres y confía en tener empleo en menos de un mes. Dos experiencias para una situación similar: la necesidad de ir a buscar trabajo fuera. La coyuntura económica española hace que en el último año se haya multiplicado por 10 el interés por ser emigrante laboral. Pero ¿Cómo hacerlo ante un mercado [el europeo] enorme y desconocido?

La fuerte crisis que vive España empuja cada vez a más jóvenes, y a otros que no lo son tanto, a hacer la maleta y buscar una oportunidad laboral fuera de nuestras fronteras. Esto ha multiplicado la tarea de organizaciones como Eures, el portal europeo de movilidad profesional que aglutina la oferta laboral de toda Europa. En este sitio web se comparte información del mercado laboral europeo y se recogen las demandas de los trabajadores, entre otras cosas. El interés por trabajar fuera ha crecido tanto que aseguran que en 2012 han tenido 10 veces más visitas en el portal que en 2011 y que desde 2009 ha aumentado “exponencialmente el número de personas que usan este servicio”, explica a LaVanguardia.com la Eures Manager en España, Mª José Arias. De los portales de la UE es el que actualmente registra más visitas.

También desde el Centre Europa Jove, que trabaja con jóvenes de la provincia de Barcelona, reconoce que en el último año han doblado el número de usuarios. “La demanda ha aumentado porque se ha convertido en necesidad”, detalla Nadine Rutow, de la oficina de Joventut i Habitatge. Tener un buen nivel de idiomas, conocer la situación del país al que se emigra o tener algo de dinero ahorrado resultan cruciales para encarar con éxito la nueva aventura.

 

Cambio de perfil

“Alemania es el país que más interés despierta también porque es el que tiene un mayor número de ofertas de empleo”, asegura la manager de Eures. También los países nórdicos e Inglaterra son otros de los destinos más solicitados. El portal tuvo en 2012 más de 1.700.000 visitas en España y este es el país que más frecuenta el portal. “Hemos pasado de ser país receptor a buscar trabajo fuera”, detalla Arias. El proyecto, que aglutina y comparte las ofertas de empleo a nivel europeo (actualmente hay registradas algo más de 1.400.000 vacantes), lleva 18 años en marcha pero reconocen que en los últimos años han notado un aumento muy importante de trabajo. Se trata de un portal de auto uso en el que el interesado puede dejar su currículum en línea y también consultar las ofertas de empleo, detalladas por profesión, por país, etc. “En la oferta también se explican las condiciones de contrato y se da un contacto con la empresa”, explica Arias.

Además de presentar las ofertas de empleo, el portal da información práctica y básica sobre trabajar fuera (como por ejemplo cómo abrir una cuenta bancaria), permite el acceso a procesos de selección en diferentes ciudades españolas y cuenta con el asesoramiento de consejeros (hay 800 en toda Europa, 70 de ellos en España) que atienden a los usuarios sobre todas las dudas que les puedan surgir. Conectado con la red Eures, el Centre Europa Jove (dependiente del Consell comarcal del Barcelonés), lleva una década asesorando a los jóvenes que quieren estudiar o trabajar fuera, explica Nadine Rutow. Han doblado en el último año el interés por buscar empleo en el extranjero y el incremento queda claro en cifras: en 2003 se beneficiaron de sus servicios 101 personas y en 2012 llegaron a 4.322 interesados. De los interesados, la mayoría quieren emigrar a Alemania o Reino Unido. A parte de tener una bolsa de trabajo, el centro ofrece infinidad de cursos gratuitos como cómo hacer un currículum en inglés y también se imparten charlas sobre trabajar en el extranjero. Incluso tienen un ciclo dedicado a trabajar en Alemania en el que se detallan los pasos a seguir para iniciar la andadura laboral en el país germano.

 

‘Tu a Frankfurt, yo a Londres’

La ciudad de Kronberg, cerca de Frankfurt, espera esta semana la llegada de Marta Virseda. Esta enfermera madrileña de 24 años se decantó por el trabajo en el extranjero después de acumular tres años de substituciones en hospitales y de estar varios meses en paro. Precisamente la finalización del subsidio fue el tope que Virseda se puso para plantearse probar suerte fuera. A través de un curso en alemán del INEM conoció el portal Eures, para el que solo tiene palabras de agradecimiento por la ayuda prestada, y asegura que en menos de un mes consiguió trabajo y que incluso ha rechazado ofertas en otros países como Holanda. A partir del 9 de marzo trabajará para la Cruz Roja alemana y tendrá contrato fijo, algo que nunca logró en España, aunque reconoce que inicialmente cobrará “un poco menos” porque de momento será auxiliar. “Es una aventura, pero Alemania es el país más seguro que hay”, resume esta madrileña que reconoce que entre su círculo empieza a ser habitual ser emigrante laboral.

“Hace dos años que he acabado la carrera de enfermería y en total he trabajado seis meses”, cuenta la donostiarra Sara Hortal. La falta de trabajo fue el motivo que empujó a esta vasca a hacer las maletas y, aún sin trabajo, plantarse en Londres. Muchas de las ofertas que se le presentaban reclamaban entrevista presencial y por eso hace un mes, y después de casi tres de papeleo para poder colegiarse, que vive en la capital inglesa. Asegura haber rechazado algunos puestos “por estar muy alejados de la ciudad” pero la nueva etapa le da tan buenas sensaciones que está casi segura que en un mes tendrá trabajo. “Hay mucha oferta”, asegura. Después de hacer una inmersión al país a través de Eures ahora busca trabajo también en “agencias locales”. Sara vive en un piso compartido con un madrileño, una pareja de suecos y una australiana. De momento subsiste “con el dinero ahorrado” que administra con cuentagotas ya que Londres es una ciudad cara y cree que este es, junto con el conocimiento del país y del idioma, uno de los mejores consejos que se puede dar al que, como ella, decide probar suerte en otro país.

 

Idiomas y dinero en el bolsillo

Tan importante como tener una oferta de empleo es conocer el país al que se va a viajar. Así, tanto organizaciones como usuarios destacan la importancia de informarse sobre el lugar de destino –Eures tiene un apartado dedicado a la vida y trabajo de los diferentes países -. Tener un buen nivel de idiomas es, para todos los consultados crucial, a la hora de encarar la nueva etapa profesional; “determina la movilidad”, apunta la responsable de Eures. Y, para imprevistos y como cojín, es recomendable disponer de algunos ahorros para encarar las primeras semanas con tranquilidad.

Se multiplica por 10 el interés por buscar trabajo fuera de España

Categoría: 

Temáticas: 

0

Publicidad