Apple, así debería ser el iPhone 6

Ya han comenzado las filtraciones y se han desatado los rumores a los que ya estamos acostumbrados. Es un patrón que se asemeja más a un ritual: aparecen componentes del nuevo iPhone o fuentes de la cadena de producción en China comienzan a destilar los rumores gota a gota. Que si el chasis es más fino, que si la pantalla es más grande... Lo cierto es que Apple ha seguido a rajatabla el lanzamiento de un nuevo iPhone por año desde su presentación allá por 2007, y no debería sorprendernos saber que el fabricante estará ya ultimando el sustituto para el exitoso iPhone 5.

De hecho, si nos atenemos a los lanzamientos previos, 2013 debería ver el iPhone 5S, una versión ligeramente retocada del iPhone 5, pero este año no parece que vaya a ser habitual en el mercado de la telefonía móvil, y los movimientos en él podrían provocar un giro copernicano en la estrategia de los de la manzana. En este sentido, hace un año nos hicimos eco del revolucionario diseño para el terminal de Apple propuesto por el italiano Federico Ciccarese, que ahora vuelve a la carga con una nueva versión que está encandilando a la red.

Pero no es el ‘hard’ el nudo gordiano que debería atacar Apple para seguir en lo más alto en el segmento de la telefonía móvil. Una de las mayores críticas que va acumulando el iPhone por parte de sus usuarios se refieren a un sistema operativo al que pesan como losas el paso de los años. Tal y como avanzamos el pasado mes de noviembre, la fidelidad de los usuarios del smartphone de los de Cupertino cayó por primera vez en su breve historia, y una de las fundamentales causas que se apuntaron como culpables de esta circunstancia se encontraba el hastío de los usuarios hacia una plataforma, que aunque operativamente funciona muy bien, va quedándose atrás con respecto a lo que están mostrando sus rivales.

Y parece que podría haber cambios en este sentido: la fulminante salida de Scott Forstall (responsable de la eclosión de iOS y una de las vacas sagradas en Apple), la llegada del resolutivo Eddy Cue y la promoción -mayor, si cabe- de Jony Ive dentro de la organización, sugieren que Apple está forzando la máquina para ofrecer algo nuevo en lo que toca a la telefonía móvil. Aunque, como apuntamos, no es en el hardware donde se esperan las principales novedades, Ciccarese sugiere un diseño curvo del próximo iPhone, algo que tendría lógica si nos atenemos a una patente registrada por los de California que permitiría una forma redondeada, pero sobre todo una simplificación en el proceso productivo y una calidad mayor del producto.

Apple no podría dar la espalda en este nuevo modelo a la imparable tendencia en el mercado de optar por pantallas cada vez más grandes, y aunque el iPhone 5 fue una buena aproximación, muchos consideran que se queda corto y que hay margen para ofrecer una pantalla de mayores dimensiones que sitúe al iPhone a la altura de sus rivales en este terreno.

Y sin embargo, la gran catarsis de los creadores del Mac debería llegar en el ámbito de la plataforma. Android sigue ofreciendo una interfaz mucho más avanzada a sus usuarios y mayores posibilidades de configuración que iOS, BlackBerry está a punto de presentar al mundo su esperado ‘pelotazo’, y el dato que más puede preocupar a Apple: puede perder la batalla de la imagen. Aunque las cifras de ventas siempre soplan a favor para los de Tim Cook en lo que toca a las ventas del iPhone y se siguen produciendo colas en los lanzamientos, rutilantes estrellas del firmamento de Silicon Valley y hasta la fecha defensoras de Apple, están ya cambiando de chaqueta y abrazándose con gusto al robot verde. “Android es simplemente superior”, reconoció sin tapujos el célebre Guy Kawasaki, uno de los hasta ahora mayores prescriptores de los productos de la manzana.

¿Conseguirá el templado Tim Cook deslumbrar al mercado con el iPhone 6?

 

Categoría: 

Temáticas: 

0

Publicidad